Qué es la cardioprotección

Qué es la cardioprotección

Qué es la cardioprotección 960 640 Corazones Protegidos

En los países desarrollados o con un alto grado de industrialización, la principal causa de muerte son las enfermedades relacionadas con el corazón y el sistema cardiovascular, superando incluso a las muertes por cáncer en países como Estados Unidos.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en 2012 un 31% de las muertes registradas en todo el mundo fueron causadas por enfermedades cardiovasculares. 17 millones y medio de personas fallecieron a causa de enfermedades del corazón en ese año. Determinados hábitos como el consumo de alcohol o tabaco, una mala dieta o la falta de ejercicio favorecen la aparición de este tipo de enfermedades.

En España, la principal causa de muerte prematura es el paro cardiaco súbito. Este paro cardiaco se produce por una disfunción eléctrica del corazón, debida normalmente a un ritmo cardiaco anormal y acompañado de unas consecuencias inmediatas como la pérdida de conciencia y el desmayo. No se debe confundir el paro cardiaco súbito con el infarto.

El paro cardiaco súbito afecta por igual tanto a hombres como a mujeres, así como a personas de cualquier edad, etnia o condición física. No obstante, es más frecuente en hombres, y el riesgo aumenta pasados los 45 años, si se lleva un estilo de vida poco saludable o si se tienen antecedentes familiares.

En España, solo en 1 de cada 20 paros cardiacos súbitos que se producen fuera del hospital la persona sobrevive. Cada año se producen alrededor de 24000 paros cardiacos súbitos en nuestro país.

Para aumentar las probabilidades de salir adelante tras un paro cardiaco súbito es imprescindible la concienciación de los ciudadanos. Una actuación rápida y preventiva puede suponer salvarle la vida a la persona afectada. Y no solo eso, además puede reducir el riesgo de lesiones cerebrales o problemas de hemiplejia, amnesia, o problemas de habla o de movilidad, de modo temporal o irreversible.

Por cada minuto que pasa tras una parada cardiaca sin que la persona sea atendida, se reducen en un 10% las posibilidades de que la persona pueda sobrevivir. En estas situaciones los desfibriladores juegan un papel fundamental.

Es necesario contar con un desfibrilador a menos de 5 minutos de donde se produce el paro cardiaco (dos minutos y medio de ida y dos minutos y medio de vuelta). Estos equipos son útiles sobre todo por la sencillez de su uso y su automatización. Siguiendo correctamente las instrucciones de su uso, pueden reestablecer el ritmo cardiaco efectivo mecánica y eléctricamente.

Es muy importante contar con el máximo número posible de desfibriladores en espacios públicos, ya que un acceso rápido a ellos puede aumentar las posibilidades de supervivencia de 3 de cada 4 casos de paro cardiaco repentino. Una cardioprotección efectiva puede salvar vidas.

Si necesitas adquirir un desfibrilador, así como realizar el curso necesario para su uso, en el Proyecto Corazones Protegidos tienen todo lo necesario para poder hacer de cualquier lugar un espacio cardioprotegido. Además, también disponen de algunos cursos de socorrismo y primeros auxilios, tanto en adultos como en bebés y niños.

Dejar una Respuesta

11 − siete =