JUNTOS PODEMOS SALVAR VIDAS

¿Qué es la muerte súbita?

El paro cardíaco es una pérdida repentina del flujo sanguíneo que resulta de la falla del corazón para bombear de manera efectiva. Los síntomas incluyen pérdida de la conciencia y respiración anormal o ausente. Algunas personas pueden experimentar dolor en el pecho, dificultad para respirar o náuseas antes del paro cardíaco. Si no se trata en minutos, generalmente conduce a la muerte.

La muerte súbita cardiaca es una muerte natural provocada por causas cardíacas. Muchas veces se presenta de forma inesperada en personas con personas con cardiopatía de base conocida o desconocida. Es importante saber que la muerte súbita cardiaca puede recuperarse mediante las maniobras de resucitación cardiopulmonar adecuada.

La prevención incluye no fumar, realizar actividad física y mantener un peso saludable. El tratamiento para el paro cardíaco es la reanimación cardiopulmonar (RCP) inmediata y, si hay un ritmo desfibrilable, desfibrilación.

Cardioprotegerse con el Proyecto Corazones Protegidos

Supone crear zonas cardioseguras que permita a personas formadas en soporte vital básico utilizar los desfibriladores instalados en las mismas con la tranquilidad de poder salvar vidas, todo ello cumpliendo la legislación vigente.

Los elementos necesarios para cardioprotegerse son:

  • Recibir formación en soporte vital básico.
  • Instalar un desfibrilador y su material auxiliar.
  • Realizar la comunicación de la instalación a la autoridad competente.
  • Asesoramiento integral en esta materia.
  • Supervisión del desfibrilador y el reciclado de la formación en soporte vital básico.

Una parada cardíaca puede ocurrirle

A cualquier persona en cualquier lugar.  Atender al afectado de forma inmediata es determinante para su supervivencia, el 90% de los casos es reversible si la desfibrilación se realiza en el primer minuto, reduciéndose un 10% por cada minuto que pasa. Un espacio cardioprotegido dispone de un desfibrilador semiautomático para el uso de personal no sanitario.

El R.D. 365/2009 traspasa a cada Comunidad Autónoma la decisión sobre la normativa local respecto a la obligación de disponer de desfibriladores en lugares públicos, y exige un curso de formación.

Aunque no sea una obligación legal, ¿poder salvar una vida no vale la pena?, cualquier persona puede usar un desfibrilador en caso de emergencia.

El Proyecto Corazones Protegidos ayuda a difundir la cultura de la cardioprotección

Los cursos y acciones formativas del Proyecto Corazones Protegidos enseñan a salvar vidas en situaciones de paradas cardiorespiratorias. Las técnicas de reanimación cardiopulmonar y el correcto uso de un desfibrilador pueden salvar vidas.

La creación de espacios cardioprotegidos ayudar a salvar vidas. Cada minuto de retraso en actuar ante una Parada Cardíaca Súbita, las posibilidades de supervivencia del paciente que la sufre disminuyen un 10%. Una aplicación rápida y correcta podría aumentar las tasas de supervivencia en 3 de cada 4 casos.


Amigos del Proyecto Corazones Protegidos


Últimas Noticias sobre el Proyecto Corazones Protegidos