Desfibriladores en Residencias de la Tercera Edad

Desfibriladores

Desfibriladores en Residencias de la Tercera Edad

Desfibriladores en Residencias de la Tercera Edad https://corazonesprotegidos.es/wp-content/uploads/2024/04/Desfibriladores-.jpg 1200 754 CorazonesProtegidosAdm CorazonesProtegidosAdm https://secure.gravatar.com/avatar/e6f225650c3423885fe02b6e582b131a

En la búsqueda constante de garantizar la seguridad y el bienestar de los residentes de las instituciones de la tercera edad, el papel de los desfibriladores automáticos externos (DEA) ha emergido como una medida crucial para proteger la salud cardiovascular de este grupo vulnerable. La ubicación de espacios cardioprotegidos con desfibriladores está abierta a todos aquellos lugares donde hay presencia continua de personas. Las residencias de la tercera edad, los centros sociosanitarios, los centros de días y los geriátricos son lugares muy especiales por el tipo de personas que se encuentran habitualmente. La realidad es que la presencia de desfibriladores mejora de la supervivencia y las medidas de prevención en los geriátricos y residencias de la tercera edad.

En este artículo, exploraremos la importancia de contar con desfibriladores en las residencias de la tercera edad y cómo la iniciativa “Corazones Protegidos” está liderando este esfuerzo para salvaguardar vidas.

La Importancia de los Desfibriladores en Residencias de la Tercera Edad

Las residencias de la tercera edad albergan a una población que, en muchos casos, presenta un mayor riesgo de sufrir eventos cardíacos repentinos, como paros cardíacos. Estas emergencias pueden ocurrir sin previo aviso y requieren una acción rápida y efectiva para aumentar las posibilidades de supervivencia y minimizar el daño al corazón y al cerebro.

Los desfibriladores automáticos externos (DEA) son dispositivos médicos diseñados para administrar una descarga eléctrica al corazón en caso de paro cardíaco repentino, restableciendo así el ritmo cardíaco normal. Estos dispositivos son seguros, fáciles de usar y pueden ser operados por personal no médico después de recibir una capacitación básica. Tal es así, que en ciertas Comunidades Autónomas, como es el caso de Asturias, la instalación de estos instrumentos salvavidas ya están reguladas por la ley, concretamente por el Decreto 54/2016, de 28 de septiembre, el cual detalla los lugares donde se ha de disponer de un DEA:

    • Los centros comerciales, individuales y colectivos, que tengan una superficie edificada para la exposición y venta al público superior a 2.500 metros cuadrados.
    • Instalaciones de transporte: aeropuertos y puertos comerciales; estaciones de autobuses o ferrocarril de poblaciones de más de 50.000 habitantes, y las estaciones de tren o autobús con una afluencia media diaria igual o superior a 2.000 personas.
    • Los establecimientos, locales e instalaciones en que se desarrollen espectáculos públicos y actividades recreativas, con aforo autorizado superior a 750 personas.
    • Las instalaciones deportivas en las que la afluencia media diaria de usuarios sea igual o superior a 500 personas.

“En España se producen 30.000 paradas extrahospitalarias, con un

8% de supervivencia”

                                         Sociedad Española de Cardiología

Si bien es cierto que no constan como lugares en los que la ley obligue a disponer de un DEA, la realidad es que, en el contexto de las residencias de la tercera edad, donde el tiempo es crítico en situaciones de emergencia médica, la presencia de desfibriladores puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte. La rápida intervención con un DEA puede aumentar significativamente las posibilidades de supervivencia de un residente que experimenta un paro cardíaco.

Corazones Protegidos: Liderando el Esfuerzo por la Seguridad Cardíaca

Desfibriladores 1La iniciativa “Proyecto Corazones Protegidos” se ha convertido en un referente en la promoción de la seguridad cardíaca en el Principado. Esta iniciativa, respaldada por el Grupo iLabora Formación, aboga por la instalación y el mantenimiento de desfibriladores en todas las residencias de ancianos, así como por la capacitación del personal en su uso adecuado.

El programa “Corazones Protegidos” no solo se centra en la instalación de desfibriladores, sino también en la creación de protocolos de emergencia claros y en la formación del personal para que puedan actuar con rapidez y eficacia en caso de una emergencia cardíaca. Además, promueve la conciencia pública sobre la importancia de la reanimación cardiopulmonar (RCP) y la utilización de desfibriladores en casos de paro cardíaco.

Beneficios de los Desfibriladores en Residencias de la Tercera Edad

La presencia de desfibriladores en residencias de la tercera edad, al igual que en otro tipo de lugares donde concurre mucha gente, ofrece una serie de beneficios significativos:

    • Aumento de las Posibilidades de Supervivencia: La rápida intervención con un DEA puede aumentar drásticamente las posibilidades de supervivencia de un residente que sufre un paro cardíaco.
    • Reducción del Tiempo de Respuesta: Al tener un desfibrilador disponible en el lugar, se reduce el tiempo necesario para administrar tratamiento en caso de emergencia, lo que puede ser crítico para salvar vidas.
    • Mayor Seguridad y Tranquilidad: Tanto para los residentes como para el personal, la presencia de desfibriladores ofrece una sensación de seguridad y tranquilidad al saber que se cuenta con los recursos necesarios para hacer frente a una emergencia cardíaca.
    • Prevención de Daños Secundarios: La rápida administración de una descarga eléctrica con un DEA puede prevenir daños secundarios al corazón y al cerebro, minimizando las complicaciones posteriores al evento cardíaco.

Conclusiones

La instalación de desfibriladores en residencias de la tercera edad es una medida crucial para garantizar la seguridad y el bienestar de los residentes. La iniciativa “Corazones Protegidos” lidera este esfuerzo, promoviendo la instalación de desfibriladores, la capacitación del personal y la concienciación pública sobre la importancia de la seguridad cardíaca. Al proporcionar acceso a desfibriladores y promover una respuesta rápida y efectiva en caso de emergencia cardíaca, podemos salvar vidas y mejorar la calidad de vida de los residentes de las instituciones de la tercera edad.

El Proyecto “Corazones Protegidos” es una iniciativa solidaria de la institución educativa Grupo iLabora Formación.

uno × dos =

    He leído y acepto la política de privacidad y de protección de datos