¿Qué es una valvulopatía?

¿Qué es una valvulopatía?

¿Qué es una valvulopatía? 720 720 Corazones Protegidos

La valvulopatía aparece cuando dejan de funcionar a plena capacidad una o más válvulas del corazón, no dejando fluir la sangre por el músculo cardiaco como debería. A la valvulopatía también se la conoce como enfermedad de la válvula o enfermedad valvular cardíaca.

El corazón está dividido en dos partes. El lado derecho es el que se encarga de bombear sangre a los pulmones para obtener oxígeno, y el lado izquierdo se encarga de transportar la sangre oxigenada por el resto del cuerpo. Cuando se padece valvulopatía el corazón bombea de forma menos eficiente y puede necesitar un esfuerzo adicional.

El corazón dispone de cuatro válvulas: dos situadas entre las aurículas y los ventrículos, y otras dos en las arterias que salen del corazón. Estas válvulas están formadas por una fina capa de tejido fuerte conectado al corazón por cuerdas fibrosas.

Las válvulas se abren en una única dirección. Su función es, por un lado, ayudar a que la sangre fluya fácilmente en una dirección y, por otro lado, evitar que la sangre se filtre en contraflujo. La valvulopatía aparece cuando se presenta un problema en una de las válvulas.

Podemos destacar dos tipos de valvulopatías en función de los problemas que se pueden dar en las válvulas: la estenosis de la válvula, es decir, cuando la válvula se estrecha y el corazón necesita más esfuerzo para hacer fluir la sangre, y la regurgitación de la válvula o insuficiencia de la válvula, que se da cuando la válvula no cierra correctamente y permite el paso de la sangre en la dirección equivocada.

Por otro lado, según la válvula afectada podemos clasificar las valvulopatías en 8 tipos: en la valvulopatía aórtica encontramos la estenosis aórtica y la insuficiencia aortica; para la valvulopatía mitral, la estenosis o prolapso mitral y la insuficiencia mitral; para problemas en la válvula tricuspídea, la estenosis tricuspídea y la insuficiencia tricuspídea; y para la válvula pulmonar, la estenosis pulmonar y la insuficiencia pulmonar.

Los síntomas de la valvulopatía varían según la gravedad del problema en la válvula afectada, pudiendo incluso no tener síntomas si la afección es leve. Entre los síntomas más frecuentes se encuentran la dificultad para respirar, la fatiga, las palpitaciones, el dolor en el pecho, la inflamación de pies o tobillos y mareos, desmayos o pérdidas de conocimiento.

El tratamiento de las valvulopatías dependerá de la gravedad de estas. Si la valvulopatía es leve, probablemente solo necesite chequeos regulares para controlar que la válvula no se esté deteriorando. El médico especialista le puede recomendar medicamentos para frenar y controlar los síntomas. Entre los más recetados se encuentran los diuréticos, los inhibidores de ECA, la Digoxina y la Warfarina.

Otro tratamiento para la valvulopatía consistiría en una cirugía, entre las que destacan la cirugía de válvulas cardiacas, en la que se repara la válvula dañada o se sustituye por una artificial, y la cirugía valvular de balón (o valvuloplastia de balón) que consiste en ensanchar una válvula estrecha.