¿Qué es una insuficiencia cardiaca?

¿Qué es una insuficiencia cardiaca?

¿Qué es una insuficiencia cardiaca? 960 650 Corazones Protegidos

En esencia, la insuficiencia cardíaca se considera una dolencia donde el corazón deja de ser capaz de bombear sangre de manera eficaz por el resto del cuerpo, lo que impide que lleve el oxígeno necesario a otros órganos.

Los síntomas de insuficiencia cardiaca se podrían resumir en los siguientes: falta de aire, sobre todo al acostarse; sensación de cansancio; tos o silbidos al hacer ejercicio o acostarse; hinchazón en las piernas, los tobillos y los pies; aumento de peso; y confusión o falta de claridad mental. Sin embargo, para un correcto diagnóstico de insuficiencia cardiaca habrá que acudir a un médico, y no autodiagnosticarse.

Lo más común es que, dado el caso, nos encontremos con una insuficiencia cardiaca crónica, es decir, que se dé de manera prolongada. No obstante, la insuficiencia cardiaca también puede surgir de manera repentina, causada por diferentes problemas de corazón.

Entre las causas de insuficiencia cardiaca más comunes se encuentran la enfermedad de la arteria coronaria (EAC) y la hipertensión arterial mal controlada. La EAC se debe a un estrechamiento de los vasos sanguíneos que se encargan de suministrar sangre y oxígeno al corazón, lo que provoca una debilitación del miocardio. Por otro lado, en cuanto a la hipertensión arterial, cuando no se controla correctamente desemboca en problemas de rigidez o, eventualmente, provocar un desgaste del músculo.

Otras de las causas probables de la insuficiencia cardiaca, aunque algo menos frecuentes que las anteriores, serían la cardiopatía congénita, el ataque cardiaco, las válvulas cardiacas estrechas, o las arritmias. La amiloidosis, el enfisema, el hipertiroidismo, la sarcoidosis, la anemia grave, el exceso de hierro o el hipotiroidismo también son enfermedades que pueden favorecer la aparición de insuficiencia cardiaca.

En una insuficiencia cardiaca, el tratamiento más recomendado es el que recete el médico especialista para cada caso concreto que, por lo general, incluirá medicamentos para fortalecer el corazón y diuréticos para eliminar la retención de líquidos. Además, el médico recomendará una dieta baja en sal, y probablemente recetará oxígeno para utilizar en casa. En casos puntuales, el médico puede optar incluso por realizar una cirugía o implantar dispositivos cardiacos.

Existen diversos tipos de insuficiencia cardiaca. Esta puede afectar al lado izquierdo, al lado derecho o a ambos lados del corazón. En la insuficiencia cardiaca izquierda se notaría una falta de aire debida a la acumulación de líquido en los pulmones. En la insuficiencia cardiaca derecha, el líquido se acumularía en el abdomen, las piernas o los pies, lo que provocaría hinchazón.

Otro tipo de insuficiencia cardiaca es la insuficiencia cardiaca sistólica, en la que el ventrículo izquierdo no puede contraerse con fuerza, provocando un problema en el bombeo de la sangre. Finalmente, podríamos encontrarnos con una insuficiencia cardiaca diastólica en la que, en oposición a la sistólica, el ventrículo izquierdo no puede relajarse ni llenarse por completo.

Para evitar que una insuficiencia cardiaca leve empeore debemos cambiar algunos hábitos, además de acudir a revisiones médicas periódicamente y no automedicarnos. Es importante llevar una vida saludable, mantenernos activos, consumir alimentos saludables, controlar el estrés y dejar de fumar, en el caso de ser fumadores. ¡Empecemos a cuidarnos!