¿Qué es la muerte súbita?

¿Qué es la muerte súbita?

¿Qué es la muerte súbita? 960 540 Corazones Protegidos

Se considera muerte súbita cardíaca cuando una persona aparentemente sana sufre un paro cardíaco repentino e inesperado. La persona puede fallecer a los pocos minutos si no recibe la atención sanitaria necesaria de manera inmediata.

La causa más frecuente de este tipo de muerte es la fibrilación ventricular, un tipo de arritmia cardiaca que provoca que el corazón deje de latir al no poder contraerse de forma organizada. La persona afectada, en un primer momento, pierde el pulso y, posteriormente, también pierde el conocimiento y al momento deja de respirar.

Al anularse el bombeo de la sangre por el corazón y dejar de recibir oxígeno, los órganos se ven gravemente afectados. El órgano que más sufre durante una fibrilación ventricular es el cerebro, por lo que, aunque el paciente se recupere de la muerte súbita puede tener secuelas como lesiones cerebrales graves.

Los síntomas de la muerte súbita son la pérdida de conocimiento y la no respuesta a ningún tipo de estímulo. Además, se puede comprobar que el paciente no tiene pulso y que en poco tiempo deja de respirar. La víctima puede tener los ojos abiertos o cerrados y la piel se palidece, perdiendo el tono rosado por uno más azulado o violáceo.

La actividad deportiva intensa puede aumentar el riesgo de sufrir muerte súbita. La muerte súbita en deportistas suele darse sobre todo durante las primeras horas de la tarde y en estaciones del año como el otoño y la primavera, ya que son las estaciones en las que se celebran la mayor parte de competiciones deportivas.

Si nos encontramos en algún momento con un caso de muerte súbita, tanto en adultos como en niños, es importante actuar rápido y realizar las maniobras de reanimación cardiopulmonar ya que, si no se actúa con rapidez, el corazón de la persona difícilmente volverá a latir de nuevo. A la recuperación de una persona de una muerte súbita se la conoce como muerte súbita reanimada.

Después de las maniobras de reanimación, que pueden ser realizadas por cualquier persona que se encuentre cerca y disponga de un mínimo de conocimientos en primeros auxilios, es recomendable utilizar un desfibrilador para poder recuperar para devolver la actividad eléctrica al corazón.

Es muy importante disponer de los llamados espacios cardioprotegidos. Estos espacios son aquellos que disponen de desfibriladores y personal formado para su manejo. Lugares como zonas deportivas, piscinas, universidades, centros comerciales, etc. deberían disponer de estos espacios para, dado el caso, poder actuar con rapidez antes de que lleguen los servicios de emergencia.

El personal formado para los espacios cardioprotegidos, además de poder utilizar los desfibriladores, también cuentan con formación en primeros auxilios. Ellos se pueden encargar de reanimar a la persona y llamar a los servicios de emergencia a la mayor brevedad que les sea posible.

En Corazones Protegidos cuentan con cursos de formación en primeros auxilios y para el uso de desfibriladores. Además, alquilan, venden e instalan desfibriladores para ayudarte a convertir un lugar en un espacio cardioprotegido. Si tienes cualquier duda respecto a este tipo de espacios ellos te la pueden resolver sin ningún problema.