Cómo influye la actividad física en el corazón

Cómo influye la actividad física en el corazón

Cómo influye la actividad física en el corazón 960 640 Corazones Protegidos

El sistema circulatorio, formado por el corazón y los vasos sanguíneos, es el que se encarga de llevar el oxígeno y los nutrientes a los distintos tejidos de nuestro cuerpo a través de la sangre. Además, gracias a la sangre, es posible eliminar los desechos producidos por las células.

El corazón es el órgano encargado de bombear la sangre que, transportada por los vasos sanguíneos, lleva el oxígeno y los nutrientes que las células necesitan para obtener energía.

Actividad física y salud son dos conceptos que van estrechamente relacionados, y el corazón es uno de los órganos en los que se puede observar más fácilmente esta relación. Si realizamos ejercicio físico de baja intensidad, pero durante un tiempo prolongado, alcanzando de 120 a 140 pulsaciones por minuto, la capacidad del corazón aumentará y las paredes se harán más gruesas.

De esta forma, la masa muscular del corazón aumenta, así como el número y la fuerza de las contracciones, enviando la sangre con más fuerza al aparato circulatorio. Así mismo, si una persona realiza ejercicio físico regularmente, cuando está en reposo las pulsaciones serán más bajas. El corazón necesitará menos esfuerzo y será más eficaz en el bombeo de la sangre.

Al mejorar la capacidad del corazón para bombear sangre al resto del cuerpo, también mejora notablemente el funcionamiento de los pulmones, lo que ayuda a aumentar los niveles de oxígeno en sangre. El ejercicio también hace que se ensanchen los capilares, pudiendo transportar más oxígeno a todas las partes del cuerpo, y transportar fuera más fácilmente las sustancias de desecho.

Además, la realización de ejercicio físico reduce el riesgo de sufrir determinadas enfermedades como la diabetes, y también puede prevenir la aparición de la arteriosclerosis, que es un endurecimiento de las arterias, lo que hace que se estrechen.

La actividad aeróbica moderada e intensa ayudará a evitar la aparición de enfermedades coronarias y embolias. La enfermedad coronaria consiste en la deposición de placa en el interior de las arterias coronarias, reduciendo la circulación de la sangre. Además, con el tiempo, es posible que una zona de la plaza se quiebre y produzca coágulos de sangre, bloqueando la circulación de la sangre y provocando un ataque cardíaco.

No son del todo desconocidos los beneficios de la actividad física para la salud. No importa el sexo, la edad ni la procedencia, el ejercicio físico es beneficioso para todas las personas. Además, ayuda a mantenerse en forma y mantener un peso saludable, lo que facilita realizar todas las actividades que se nos presentan durante el día sin cansarnos tanto.

Los beneficios de la actividad física no son solo físicos, sino también psicológicos. Las personas que se mantienen activas son menos propensas a sufrir depresión, así como enfermedades de deterioro cognitivo cuando envejecen.

La actividad física recomendada por los especialistas sería de un mínimo de media hora de ejercicio aeróbico al día y por lo menos 3 veces por semana. No esperes a conocer los efectos negativos de una vida sedentaria en tu propio corazón. ¡Haz deporte!